Internacionales

Hermana de víctima clama acción: ‘Por Giulia, alzad la voz, no el silencio’

💔🇮🇹 Elena Cecchettin clama justicia tras el asesinato de su hermana Giulia. Rechaza llamar "monstruo" al feminicida; lo ve como reflejo de un patriarcado tóxico. 🔥 #NiUnaMenos #ItaliaLucha #JusticiaParaGiulia
YYGNEWBAZ5DERPVIPQ36EN35SI

¿Alguna vez has sentido que el mundo a tu alrededor está tan arraigado en ciertas tradiciones y estructuras que parecen inamovibles? Este sentimiento es precisamente lo que ha llevado a Elena Cecchettin a elevar su voz en una sociedad que, según ella, fomenta una cultura patriarcal que desemboca en los feminicidios.

Elena, tras perder a su hermana Giulia Cecchettin en un acto de violencia extrema por parte de su exnovio Filippo Turetta, desafió la narrativa de llamar a los perpetradores “monstruos”. En lugar de eso, señaló cómo la sociedad es responsable de crear un entorno donde el abuso y la violencia contra las mujeres son minimizados y, en cierta medida, normalizados.

La cultura de la violación, según Elena, es un ambiente que valida comportamientos dañinos hacia las mujeres, desde la posesividad hasta el acoso en las calles. Este caldo de cultivo, que a menudo pasa desapercibido, es la antesala de tragedias como la de Giulia y tantas otras mujeres.

Elena no solo pide justicia para su hermana, sino que también hace un llamado a una revolución cultural. Subraya que es crucial que los hombres, especialmente, reconozcan y desafíen las dinámicas de poder y control sobre las mujeres en sus propias esferas de influencia.

Más allá de la indignación y el dolor, lo que Elena busca es un cambio profundo. El feminicidio, según ella, no es solo un crimen de pasión, sino un crimen de poder, y el Estado tiene una parte de responsabilidad por no proteger adecuadamente a las mujeres.

El caso de Giulia no ha dejado indiferente a nadie en Italia y ha impulsado una reflexión colectiva sobre cómo se puede combatir la violencia de género desde la raíz. La educación sexual y afectiva, así como las políticas de protección a las víctimas, son pasos esenciales hacia un cambio real.

Con 106 mujeres asesinadas en Italia solo este año, el llamado de Elena es un recordatorio de que la lucha contra la violencia de género es urgente y necesaria. Es un llamado a la acción, a no quedarse en silencio, a educar, a proteger y, sobre todo, a transformar.

Ante historias como la de Giulia, no podemos ser meros espectadores. Si este artículo te ha movido o si tienes pensamientos al respecto, te invito a sumarte a la conversación y compartir tus ideas. O, si prefieres, difunde este mensaje en tus redes sociales para que más personas se unan al diálogo. Juntos podemos ser parte del cambio.

Fuente: www.infobae.com

Shares: