Internacionales

Ciencia en Femenino: Avanzamos y Retos por Igualdad de Género

🔬👩‍🔬 Sólo 5% en ciencias, 8% en ingeniería y 15% en salud eligen jóvenes STEM. ¡Impulsemos la igualdad de género en ciencia! 🚀🧪 #MujeresEnSTEM

Te hago tu pagina web

¿Te has preguntado alguna vez cuántas mujeres están realmente transformando el mundo de la ciencia y la tecnología? Puede que más de lo que piensas, aunque aún hay un largo camino por recorrer para cerrar la brecha de género en estos campos tan críticos para nuestro futuro.

La sola existencia de un Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, instituido por la ONU en 2015, significa que existe la necesidad de difundir información y generar conciencia y diálogo social en torno del tema. También aquí, aunque aún falta mucho para saldar la brecha de género existente en estas áreas del conocimiento, hay cifras positivas para destacar.

A pesar de los avances logrados en las últimas décadas, las diferencias entre hombres y mujeres en la ciencia siguen siendo una realidad que no solo afecta las oportunidades y el reconocimiento de las científicas, sino el propio progreso y la innovación de la sociedad.

La ONU considera la igualdad de género una de sus prioridades y afirma que es fundamental para el desarrollo económico global y el avance de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que abarca diversos objetivos y metas relacionados con el bienestar humano y ambiental. En este sentido, ha reconocido la importancia de garantizar el acceso y la participación de las mujeres y las niñas en la educación, la capacitación y la ciencia y la tecnología, como medios para lograr su empoderamiento y su igualdad de oportunidades en el mercado laboral.

A pesar de los avances logrados en las últimas décadas, las mujeres siguen enfrentando obstáculos y desigualdades en el campo de la ciencia. En el mundo de las I+D (investigación y desarrollo), son el 33%, de acuerdo con el informe más reciente de la UNESCO. Además, existe una brecha persistente entre hombres y mujeres graduados en el nivel de doctorado, lo que limita sus oportunidades de liderar proyectos e innovar en sus áreas de conocimiento.

“Existen numerosos obstáculos asociados a estas trayectorias educativas, desde los estereotipos que afrontan las niñas hasta las responsabilidades familiares y los prejuicios que enfrentan las mujeres al momento de elegir su campo de estudio”, según el informe.

Según esa fuente, a nivel global aparece una curva descendente muy preocupante a medida que las mujeres van subiendo en la escala jerárquica en las áreas de ciencia. Así, mientras un alentador 53% de mujeres obtienen un título de bachiller, contra un 47% de hombres y un 55% logra una maestría, contra un 45% de varones, ya en el título de doctorado este porcentaje comienza a bajar y las proporciones se invierten, con un 44% de mujeres, y un 56% de hombres.

La tendencia descendente de la participación femenina continúa a medida que se avanza en los puestos científicos y académicos, lo que refleja la persistencia del famoso “techo de cristal” que limita el ascenso femenino en la escala laboral. Así, los datos indican que en la carrera de investigador las mujeres son el 33% y los hombres el 67% restante y en las posiciones de jerarquía el 14% contra el 86% de varones.

Finalmente, la brecha se torna un abismo a la hora de evaluar los premios científicos ya que, si se tiene en cuenta el máximo galardón, el Premio Nobel, en toda su historia apenas hubo un 4% de mujeres contra el 96% de hombres distinguidos.

Pero este Día Internacional también está dedicado a las Niñas en la Ciencia y aquí es donde el problema de la brecha se inicia. Según el citado informe de la UNESCO, sólo el 3% de las estudiantes mujeres que escogen cursar estudios superiores eligen tecnología, información y comunicaciones.

En la Argentina, el porcentaje total de mujeres en puestos de investigación en el CONICET se ha equilibrado en los últimos años por lo que, al día de hoy, representan alrededor del 50% de los investigadores. Las mayores disparidades se encuentran en los cargos altos, es decir que en el inicio de la carrera suele haber equilibrio entre géneros, pero a medida que sube la jerarquía de cargos aumenta el porcentaje de investigadores varones y disminuye el de mujeres.

Pero más allá de los números, hay historias inspiradoras de mujeres que están empujando los límites de la ciencia y creando un futuro más equitativo para todas. ¡Te invito a compartir este artículo y a seguir la conversación en tus redes sociales! ¿Qué piensas sobre el papel de las mujeres en la ciencia y la tecnología? ¿Cómo podemos trabajar juntos para construir un futuro más inclusivo? ¡Espero tus comentarios!

Fuente: www.infobae.com

Shares: