Internacionales

China: Crisis económica afecta a jóvenes

Te hago tu pagina web

¿Alguna vez te has preguntado cómo se sienten los jóvenes en China? Parece que la generación nacida en las décadas de 1990 y 2000 está desencantada con lo que les ofrece el Partido Comunista Chino. Desde que Xi Jinping llegó al poder en 2012, el Gobierno se ha vuelto más represivo y la sociedad menos vibrante.

La situación es especialmente preocupante, ya que la economía china está estancada y la tasa de desempleo entre los jóvenes de 16 a 24 años en las ciudades supera el 21%. Muchos jóvenes se sienten frustrados porque han invertido años en adquirir conocimientos que los empleadores no valoran. Además, los altos precios de la vivienda y la falta de empleo han frustrado sus sueños de comprar una casa y fundar una familia.

Hemos hablado con jóvenes chinos y chinas para conocer su opinión. Aunque algunos siguen teniendo fe en el partido y apoyan los llamamientos de Xi para hacer una China fuerte, muchos sufren un profundo sentimiento de angustia. El ambiente en las redes sociales es cada vez más sombrío y algunos jóvenes hablan de rendirse y dejar que todo se pudra.

China no es el único país donde los jóvenes son pesimistas. Casi la mitad de los estadounidenses de entre 18 y 34 años también carecen de confianza en el futuro. Sin embargo, en China, donde hay 360 millones de personas entre 16 y 35 años, el malestar de los jóvenes plantea preguntas más serias.

Aunque no se puede descartar la posibilidad de protestas o disturbios, nuestro informe sugiere que los jóvenes chinos no rebosan fervor revolucionario. Han crecido con una Internet censurada y han sido educados en la propaganda del partido, por lo que muchos siguen apoyándolo incondicionalmente.

El partido es consciente de la desilusión de los jóvenes y ha tomado medidas para frenar la especulación inmobiliaria y presionar a las empresas a tratar mejor a sus jóvenes empleados. Sin embargo, el partido se enfrenta a un rechazo silencioso de sus ambiciones por parte de los jóvenes. Xi necesita que se casen, tengan hijos y trabajen en fábricas, pero muchos no ven por qué deberían hacerlo.

La infelicidad de los jóvenes chinos resalta las fortalezas y debilidades de cada sistema. Comparado con Estados Unidos, donde los jóvenes tienen más oportunidades y libertades, el sistema chino se queda corto. Algunos jóvenes chinos bien formados y con gran potencial están optando por abandonar el país en busca de oportunidades en el extranjero.

Si queremos apoyar a los jóvenes chinos, debemos asegurarnos de que nuestras universidades y economías los acojan y les ofrezcan oportunidades que sienten que no tienen en casa. La mayoría de los jóvenes chinos se quedarán en China y el partido debe ofrecerles nuevos caminos hacia una prosperidad pacífica, en lugar de fomentar un nacionalismo furioso y militarista.

¿Qué piensas sobre este tema? ¿Crees que los jóvenes chinos están desilusionados con el partido? Cuéntanos tu opinión y no olvides compartir esta nota si te pareció interesante.

Fuente: www.infobae.com

Shares: